Skip to main content

4 nov. 2022

¿Cómo podemos ayudar a resolver el desafío climático?

Los establos equipados con nuevas cámaras 3D que monitorean las vacas están ayudando a los productores lecheros y cárnicos a ahorrar costos de alimentos, reducir el impacto ambiental y mejorar el bienestar animal.

La presión de los consumidores sobre los ganaderos está aumentando para que produzcan alimentos de forma más eficiente y con menos gases de efecto invernadero, garantizando a la vez que el bienestar animal es lo mas importante en su agenda.

Los ganaderos, minoristas y procesadores de alimentos saben que necesitan mejorar sus negocios, pero el principal problema es cómo garantizar los ingresos mientras persiguen este impulso de eficiencia. Las principales preguntas se centran en cómo la agricultura puede ser más eficiente en el consumo de alimentos y respetuosa con el medio ambiente.

El Consejo Danés de Agricultura y Alimentación lanzó el Global Climate Task Force y VikingGenetics se enorgullece de formar parte de este esfuerzo por reducir la huella de carbono a nivel mundial.

La parte más importante del trabajo futuro del Grupo Mundial de Trabajo sobre el Clima es identificar cómo el grupo danés de alimentos puede formar parte de la solución al desafío climático mundial.

CFIT Índice de Alimentación Ahorrada DAFC El desafío climático

En el vídeo realizado por el Consejo Danés de Agricultura y Alimentación "El desafío climático" se destaca la genética más inteligente como una de las áreas clave que ayuda a reducir la huella climática de la ganadería.

David Stenkaer Ravnkilde, CSMO en VikingGenetics explica: «Definitivamente creo que tenemos un rol en el futuro. Esperamos poder reducir la ingesta de alimento en un 10 % produciendo la misma cantidad de leche, en los próximos diez años».

La nueva tecnología aumenta la eficiencia alimenticia del ganado y reduce la huella de carbono

Alrededor del 60-70 % de los costos variables de una granja lechera o cárnica están relacionados con alimentar las vacas. En promedio, el 6 % de la energía de una vaca se gasta en producir metano en lugar de leche. Sin embargo, esto varía del 2 al 12 % en función de la eficiencia de la vaca a la hora de convertir el alimento en leche.

Para mejorar la eficiencia alimenticia y reducir las emisiones globales mundiales generadas por producir leche y carne, VikingGenetics desarrolló la tecnología CFIT y un Índice de Alimento Ahorrado para la industria lechera y cárnica. Con sede en los países nórdicos, la empresa de genética bovina ha dedicado más de una década a la recopilación extensiva de datos y a la investigación y desarrollo en este campo.

El Índice de Alimento Ahorrado se basa en datos de la tecnología CFIT, un sistema donde se usan cámaras 3D para controlar y medir la ingesta de alimentos en los establos. La medición se realiza a lo largo de la lactancia de las vacas en rebaños comerciales, sin alterar la rutina cotidiana ni el comportamiento natural de las vacas.

 

Cómo cuantificar la cantidad de alimento

Las cámaras 3D y la inteligencia artificial identifican a las vacas, estiman su peso y cuantifican cuánto comen. Cada vaca se identifica a partir de fotografías de su lomo. Las cámaras registran el patrón distintivo de colores y la forma del cuerpo de la vaca.

Para cuantificar la cantidad de alimento que consume cada vaca durante un día, las cámaras toman fotografías de la superficie del alimento. Una foto antes de que la vaca vaya al comedero y una foto después de que sale. Al restar las dos imágenes, la tecnología CFIT permite al ganadero cuantificar la cantidad de alimento que la vaca consume las 24 horas del día, los 7 días de la semana, durante todo el año.

CFIT Índice de Alimentación Ahorrada DAFC El desafío climático

¿Qué tan eficiente es cada vaca?

El Índice de Alimento Ahorrado le muestra qué tan eficiente es cada vaca para convertir el alimento en leche. Los datos de las granjas nórdicas muestran que hay más de 200 euros ahorrados por vaca al año cuando se comparan las vacas más eficientes frente a las menos eficientes. Dos vacas con la misma producción lechera pueden tener una diferencia en ingesta de más de 1,2 t de MS.. Esto tiene un impacto inmenso en los resultados financieros del ganadero.

Al utilizar el Índice de Alimento Ahorrado, un ganadero puede averiguar qué toros producirán las vacas con mejor rendimiento y más respetuosas con el medio ambiente. Si tiene una vaca y un toro, ambos con un índice de Alimento Ahorrado de 110, su descendencia consumirá entre 70 y 100 kg menos de materia seca en una lactancia. Esto no solo afectará los resultados financieros del ganadero, sino también la huella de carbono y el bienestar animal de la granja, ya que las vacas que se alimentan adecuadamente viven más tiempo, prosperan y producen más leche.

CFIT Índice de Alimentación Ahorrada DAFC El desafío climático

Optimice la alimentación de sus vacas

¿Es posible criar vacas más eficientes y amigables con el medio ambiente y mejorar las utilidades de la granja? La respuesta es SÍ.

Con el Índice de Alimento Ahorrado, puede averiguar qué toros le ofrecerán las vacas con mejor rendimiento. Vacas más eficientes en el consumo de alimento y más amigables con el medio ambiente.

Reducción de las emisiones de metano en un 33 % por litro

Según un reporte de Arla, la digestión de la vaca y el alimento de la vaca representan más del 80 % de las emisiones en la granja. Al aumentar la eficiencia alimenticia de las vacas, la industria lechera y cárnica puede reducir las emisiones mundiales de carbono provenientes de la producción de leche y carne.

Al utilizar los toros de más alto ranking para Alimento Ahorrado de VikingGenetics, los ganaderos pueden reducir la ingesta de materia seca en 230 000 kilogramos para un ganadero con 1 000 vacas.

David dice: «Si una vaca VikingGenetics sustituye a una vaca promedio en Europa, se obtiene un ahorro de 0,1 kg de CO2 por kg de leche. En otros continentes, la reducción puede ser aún mayor y se espera que sea de 0,33 kg de CO2 por kg de leche. Si sumamos las cosas, con la prevalencia actual de nuestra genética en todo el mundo, se estima que se ahorra unos 0,74 millones de toneladas de CO2 al año.

«Para nosotros, tiene mucho sentido formar parte de la solución y contribuir con nuestros conocimientos a este esfuerzo crucial. Un productor lechero de la India puede, por ejemplo, reducir las emisiones de metano en un 33 % por litro de leche si utiliza nuestra genética», añade.

VikingGenetics es una de las empresas líderes en la industria que se esfuerza e invierte mucho para reducir la huella de carbono de la genética del ganado. La tecnología CFIT y el Índice de Alimento Ahorrado proporcionan los datos de confianza que los ganaderos necesitan para criar vacas con eficiencia alimenticia, hacer un negocio lechero rentable y crear un futuro mejor.

Más información sobre el índice de Alimento Ahorrado
CFIT Índice de Alimentación Ahorrada DAFC El desafío climático

¡Suscríbase a nuestro boletín!