Skip to main content

2 oct. 2020

El diseño óptimo de cubículos

El diseño inadecuado de cubículos da lugar a lesiones físicas que son un factor influyente sobre la salud mamaria. Asegúrese de que la baranda de pecho se ajuste al tamaño de la vaca. Las barandas de pecho que son demasiado bajas en los comederos pueden ocasionar lesiones en corvejón y cuello. En dicho caso, se recomienda ajustar y subir la baranda.

Debería haber suficiente espacio para acomodar a la vaca. Cuando la vaca se levanta, necesita libertad para inclinarse hacia delante, mover la cabeza hacia arriba o hacia abajo y avanzar. Mientras, cuando la vaca está descansando también debe poder inclinarse hacia delante y poder mover la cabeza.

Existen muchos diseños de cubículos. Las vacas deberían poder levantarse en el cubículo de la misma forma que lo hacen en los pastos. Debido a las diferencias de tamaño entre las distintas razas, es difícil dar medidas concretas para los cubículos. En general, se recomienda que las vacas tengan un espacio mínimo de 47 cm para la cabeza y 168 cm para el cuerpo. Además, el espacio recomendado para que la vaca se inclinase hacia delante es de 30 cm como mínimo. Por lo tanto, el cubículo debería tener una longitud mínima de 245 cm. Si el cubículo tiene una longitud total de 215 cm, las vacas podrán inclinarse únicamente hacia los lados.

Coloque un localizador de pecho a 175-180 cm del frontal del cubículo, a una altura de 15-20 cm con una inclinación de 60 grados. El localizador de pecho evita que la vaca se acerque demasiado al frontal del cubículo, la ayuda cuando se levanta y mantiene el cubículo más limpio.