Skip to main content

4 may. 2021

Salud de las pezuñas en las vacas en transición, parte 1

El manejo brusco de las vacas en transición da lugar a problemas en las pezuñas. Durante el periodo de transición, todas las articulaciones de la vaca están menos rígidas. Si se le trata a la vaca con demasiada dureza el riesgo de úlceras plantares y otros trastornos aumentarán.

La mayoría de los ganaderos se dan cuenta de la mastitis y la fiebre de la leche durante el periodo de transición, pero las enfermedades relacionadas con las pezuñas, como las úlceras plantares, también se observan a menudo en la época de partos.

Todos los ligamentos de la vaca se ablandan en la época del parto. Esto ayuda a abrir el canal de parto para que el ternero pueda nacer. Pero como el ablandamiento es hormonal, también se ablanda el resto del tejido conectivo del cuerpo y, por tanto, el tejido conjuntivo que rodea al hueso de la pezuña.

La amortiguación del hueso de la pezuña en la corona del casco se ablanda, creando riesgos de daños por presión entre el hueso y la planta de la pezuña.

A causa de los cambios físicos, la vaca es especialmente sensible a la hora de caminar y al estar de pie en un suelo duro durante el periodo de transición. Al mismo tiempo, es importante evitar empujar y estresar a la vaca durante todo el período anterior y posterior al parto en el caso de tener que moverla.

 

Un manejo con la mayor delicadeza

La primera base para una herida posterior en la planta o una línea blanca blanda puede formarse si la vaca se ve obligada a «resistirse», a detenerse o a marchar rápidamente, solo porque la amortiguación alrededor de la pezuña es muy blanda.

Preste especial atención a cómo se le lleva para el ordeño. Se dan muchas lesiones en las pezuñas en vacas primerizas que son empujadas hacia adelante para el ordeño con demasiada fuerza.

Por lo tanto, se recomienda darle a la vaca una superficie lo más suave posible y manejarla con la mayor delicadeza desde que le faltan tres semanas para parir hasta tres semanas después del parto.

Fuente: SEGES, Dinamarca