Skip to main content

5 oct. 2020

Gestión del estado físico - parte 2

Variación normal en el estado físico

En comparación con el estado físico promedio, por lo general existe una variación en el estado físico de +/-0,5 unidades entre las vacas del rebaño. Por lo tanto, una meta de estado físico promedio de 3 significa que solo algunas vacas tienen el nivel de salud crítico por encima de 3,5 y por debajo de 2,5, lo que reduce el rendimiento considerablemente.

La imagen muestra una distribución ideal de las vacas de un rebaño con una meta de estado físico de 3 y su variación típica.

El consumo de alimento disminuye a medida que aumenta el índice de estado físico antes del parto.

Existe una relación estrecha entre el estado físico al momento del parto y el consumo de alimento durante las primeras semanas cruciales de la lactancia, cuando el riesgo de movilización marcada y de los consiguientes problemas metabólicos es más alto.

Los rebaños con un estado físico alto tienen un índice de mortalidad de vacas más alto
Existe una relación negativa entre el estado físico durante el periodo seco y la mortalidad de vacas en la próxima lactancia. Los rebaños con un estado físico más uniforme tienen menos problemas. La distribución del índice de estado físico entre las vacas del rebaño debe ser lo más baja posible.

Sacrificar vacas de bajo rendimiento en lactancia tardía y con estado físico alto
Durante los periodos de buenos precios para las vacas de matadero, es más rentable sacrificar las vacas que tienen un estado físico alto (≥4), un rendimiento bajo (<15 kg ECM) y que están a más de 10 semanas del parto.

Para evitar enviar al rastro a las vacas con alta preñez, el sacrificio debe realizarse antes de las 10 semanas de la fecha prevista de parto. Una estrategia en la que se sacrifican sistemáticamente las vacas con estado físico alto, evitará problemas de enfermedades a causa de la pérdida de peso significativa al comienzo de la próxima lactancia.

Garantizar que el estado físico no cambie durante el periodo seco
Las vacas siempre deben tener el mismo estado físico al momento del parto que durante el periodo seco. Por lo tanto, el estado físico se debe controlar en la última parte de la lactancia o a través de la colocación del nivel correcto de energía durante la lactancia si se las alimenta mediante TMR.

Por otro lado, es posible que se deba aumentar el estado físico de aquellas vacas que lo tengan bajo durante el periodo seco (<2,5), pero es difícil aumentarlo por más de 0,2 durante un periodo seco normal, y este generalmente no debe extenderse por cuestiones relacionadas con el estado físico.

Fuente: SEGES, Denmark