Skip to main content

5 oct. 2020

Alimentación y energía durante el periodo seco - parte 2

La alimentación completa rica en paja es una solución sólida durante todo el periodo seco.

Satisfacer los estándares de energía y nutrición para las vacas secas no es difícil. Sin embargo, la alimentación durante el período seco busca preparar a la vaca para tener una capacidad de producción alta y estar en la mejor condición de salud en la época del parto y después. De ahí la importancia de la estrategia de alimentación.
Dos estrategias en concreto se han impuesto como uso generalizado:

  1. Alimentar con la misma ración según el apetito a lo largo del periodo seco, con una ración de energía baja (paja). Denominamos esta estrategia "nivel de alimentación controlada".
  2. Dividir las vacas en dos grupos, donde se las alimenta según la norma en las primeras semanas del período seco, para luego aumentar los niveles de alimentación y proteína en las últimas dos o tres semanas antes del parto.

La Estrategia 1, "nivel de alimentación controlada", es la más sólida y la mas recomendada siempre que sea posible. Este tipo de alimentación proporciona la mayor ingesta de alimentos tras el parto y, por lo tanto, el menor balance energético negativo.

Cuando se utiliza la Estrategia 1, las vacas secas deberían comer al menos 3,5 kg de paja al día (Jersey 2,5). La paja finamente cortada mezclada en la alimentación completa es una forma obvia de regular la alimentación y la ingesta de las vacas. La paja debe cortarse finamente (25-30 mm) y mezclarse bien con la otra alimentación más rica en energía, de forma que las vacas no puedan separar las partículas de paja.

La Estrategia 2 es bien conocida en muchos rebaños y puede arrojar buenos resultados en vacas saludables y bien cuidadas.