Skip to main content

29 oct. 2021

«Siempre aprendo algo en todas las granjas que visito»

Escuchar y aprender de los demás es lo que más le gusta hacer cuando viaja en representación de VikingGenetics. Al ser nuestro responsable de exportaciones, Seppo Niskanen ha supervisado mercados con una gran población de ganado lechero.

Seppo Niskanen nació en una pequeña granja lechera en el campo, en Kuhmo, Finlandia. En esa época comenzó su pasión e interés por los animales, lo que le ha acompañado durante toda su vida.

Cuando sus padres se mudaron del campo a la ciudad, su interés por los animales no cesó. Más bien, ocurrió todo lo contrario: «Cuando estaba estudiando en la escuela de cría de caballos me di cuenta de que lo que quería hacer de verdad era ganarme la vida con algo que estuviera relacionado con los animales, y no solo con los caballos», recuerda.

En 1997 se graduó en Ciencia Animal y Genética en la Universidad de Helsinki. «Creo que uno de los momentos más importantes para mí mientras estudiaba fue cuando estuve trabajando como técnico de IA durante un verano, porque pude ver lo que estaba estudiando de primera mano y conocer a mucha gente y vacas».

En 1997, justo antes de que se graduara, empezó a trabajar para Faba, que se unió a VikingGenetics en 2010.

 

La importancia de escuchar

Seppo tiene grandes habilidades sociales que le ayudan a acercarse a los ganaderos de los países en los que trabaja. Escuchar, conversar y aportar soluciones adaptadas a desafíos específicos le ha abierto muchas puertas internacionales.

«Siempre aprendo algo en todas las granjas que visito, ya sea en Finlandia, Suecia, Dinamarca o cualquier otro país—señala—.

«Es muy interesante ver, hablar y escuchar a las personas. Quiero oír qué tipo de problemas tienen y qué logros han conseguido», añade.

Seppo Niskanen

Países diferentes, situaciones diferentes

Seppo Niskanen ha trabajado en todo el mundo, en mercados grandes y pequeños de selección genética de ganado con diferentes sistemas de gestión y climas.

Ha trabajado con socios de VikingGenetics en Rusia y China, en países africanos como Sudáfrica, Zimbabue, Kenia y Tanzania y, ahora, en el último mercado de su lista, Nigeria, que cuenta con la mayor población bovina de África.

«Las herramientas y los métodos que utilizan son un poco distintos. Tienen sistemas de gestión de la alimentación diferentes y, además, allí es verano durante todo el año. No tienen problemas con el frío, pero sí con el rendimiento del ganado en condiciones de calor extremo», afirma.

 

Un producto apto en todas partes

Aquí es donde la escucha, la empatía y el conocimiento funcionan en beneficio de los ganaderos. «Los países africanos o los de Europa del Este son diferentes a nuestros países de origen. No puedo ir y decir que tienen que hacer las cosas de cierta manera ya que cada situación es distinta».

Por suerte, dice, «tenemos un producto que funciona en todas partes y es propiedad de los ganaderos, lo que significa que adquieren lo mejor para sus rebaños».

Las vacas flexibles, de tamaño mediano y con una gran eficiencia alimentaria que producen altos niveles de leche y de sólidos son el tipo que demandan los principales mercados. Y la salud del rebaño, que es nuestro punto fuerte, es algo imprescindible en todo el mundo.

En su tiempo libre, a este experto en exportaciones le gusta disfrutar de «la equitación y la lectura, además del teatro y el ciclismo».

Lea más noticias
Seppo Niskanen