Skip to main content

24 oct. 2020

Optimice la alimentación de sus vacas con el índice de Alimentación ahorrada

El índice de Alimentación ahorrada es ahora parte del Mérito Total Nórdico (NTM) para la evaluación genética de las razas: Holstein, Ganado Lechero Rojo (RDC, en inglés) y Jersey. La idea es mejorar la eficiencia, reducir los costos por alimentación a nivel de las granjas y asegurar una producción eficiente en relación con los recursos naturales.

Con el Índice de Alimentación ahorrada se puede conseguir una producción lechera aún más respetuosa con el medio ambiente, al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero por litro de leche producido. Al mismo tiempo, se optimiza la rentabilidad de la producción.

Importancia económica

El hecho de que el índice de Alimentación ahorrada es ahora parte del NTM refleja la importancia de este aspecto en los tres programas de selección genética de VikingGenetics: VikingHolstein, VikingRed y VikingJersey.

Desde el punto de vista económico, seleccionar genéticamente para la eficiencia alimenticia es una importante área en la cual focalizarse. De acuerdo con la Evaluación Genética del Ganado Nórdico (NAV), más del 88% de los costos variables de una granja lechera están vinculados a la alimentación del ganado.

El Índice de Alimentación ahorrada describe la capacidad genética del animal para ahorrar costos en alimentación, como resultado de una mejor capacidad de procesamiento de los alimentos. Entre mayor sea el índice, más eficiente será la vaca en transformar su alimento en leche.

Eficiencia del mantenimiento y del metabolismo

El Índice de Alimentación ahorrada consta de dos partes: el mantenimiento del animal y su metabolismo. El mantenimiento mide la cantidad de energía que la vaca necesita de acuerdo con el tamaño de su cuerpo. Es muy conocido que las vacas más pesadas utilizan más energía que las menos pesadas, teniendo ambas el mismo nivel de producción.

Mientras, la eficiencia metabólica mide la capacidad de procesamiento de los alimentos. Esto describe la capacidad del animal para convertir en leche la energía contenida en el alimento.

Hasta ahora, este índice solo ha incluido la parte referida al mantenimiento. Los valores de selección para la eficiencia en el mantenimiento están basados en diferentes medidas de peso vivo como lo son la estatura, la profundidad de cuerpo y anchura de pecho, que a su vez son indicadores de rasgos de conformación.

Los investigadores continúan recolectando información sobre el peso vivo de las vacas en las granjas incluidas en el proyecto. Además, el Instituto de Recursos Naturales de Finlandia (LUKE) también está investigando si el peso de la carcasa (peso reportado en el rastro) puede también ser usado como una medida para determinar el tamaño de las vacas.

El tamaño de la vaca sí importa

Al incluir el índice de Alimentación ahorrada en el NTM, la idea es también tener un mejor control sobre dos aspectos que son de alta relevancia para los productores lecheros:

  • Establecer un límite al tamaño de las vacas
  • Mejorar la habilidad de las vacas en la conversión de los alimentos.

El hecho de que las vacas están siendo más grandes es poco rentable ya que conlleva a mayores gastos de alimentación y reduce su longevidad. Existe una correlación negativa entre el aumento en el tamaño de las vacas y su perdurabilidad.

Inteligencia Artificial para incrementar la confiabilidad

Estamos trabajando para desarrollar un registro extenso sobre información individual de cada vaca, relativo a su ingesta de alimentos durante su vida productiva. Estamos enfocados en recolectar estos datos que pueden ser comparables a través de las diferentes razas y hatos.

Como uno de los pioneros en este terreno, estamos buscando el eslabón perdido en la ecuación de la eficiencia alimentaria de cada vaca. VikingGenetics ha desarrollado el uso de cámaras tridimensionales (3D) como una solución para medir la ingesta de alimentos individual para vacas en granjas comerciales.

Los análisis de los datos recopilados sobre el peso de las vacas, la ingesta de alimento y la producción de leche contribuirán a identificar qué vacas tienen la ingesta energética más eficiente.

¿Cómo me puedo beneficiar?

Con el índice de Alimentación ahorrada, los ganaderos pueden seleccionar vacas más eficientes y de alto rendimiento con una vida productiva duradera, y así garantizar una producción más eficiente en el uso de los recursos.

  • Los datos se recopilan de granjas comerciales, lo que significa que los agricultores participan en la elaboración del nuevo índice.
  • A partir de noviembre de 2020, el índice de Alimentación ahorrada incluirá el valor genético para la eficiencia metabólica. El nuevo índice comprenderá los registros de consumo de alimento de las vacas en granjas comerciales y de investigación.
  • Con el índice de Alimentación ahorrada, los agricultores pueden reducir el tamaño de las vacas. Cuanto más grande es la vaca, más energía necesita para mantenerse.
  • Existe un vínculo genético negativo entre el tamaño de crecimiento de la vaca y su longevidad.

¡Suscríbase a nuestro boletín!