Skip to main content

17 feb. 2021

¿Funcionan en la práctica los valores genéticos genómicos?

Cada vez son más los ganaderos que prueban a sus vaquillas genómicamente. Por ello, Christian Bengtsson, estudiante de doctorado en la Universidad Sueca de Agricultura (SLU) y uno de los especialistas en reproducción de VikingGenetics, ha repondido a la pregunta sobre si los valores genómicos de reproducción funcionan en la práctica.

Bengtsson llevó a cabo un estudio en 2019 que incluyó a las razas: Red Dairy Cattle (RDC), Holstein y Jersey. Él comparó las capacidades de los valores de selección genética estimados para vaquillas vírgenes (GEBV) y el promedio de los padres (PA) para predecir el rendimiento futuro de la vaca. (El promedio de los padres también se conoce como índice de pedigrí).

 

Beneficios

“Estos hallazgos son un paso importante para mostrar a los agricultores que los valores genéticos genómicos son beneficiosos para usar en sus rebaños para las decisiones de selección”, dice Bengtsson.

Bengtsson explica que los rasgos que se consideraron para el estudio son los que los ganaderos consideran principales en su trabajo diario.

El proyecto de doctorado requirió el análisis de 12 rasgos en primera paridad:

  • Tres características de producción de leche (producción de leche, producción de grasa y producción de proteínas)
  • Dos rasgos de salud de la ubre (puntuación de células somáticas y aparición de mastitis clínica)
  • Un rasgo de fertilidad (intervalo, en días, desde el primer al último servicio)
  • Dos rasgos de conformación (ubre y patas y pezuñas)
  • Un rasgo de parto (facilidad de parto)
  • Un rasgo de supervivencia (supervivencia al segundo parto, supervivencia 1-2)
  • Rasgo de salud de la pezuña
  • Un rasgo de salud general.

El GEBV y el PA se basaron en los valores de selección estimados más cercanos en el tiempo a cuando el animal cumplió un año de edad “porque dichos valores no deberían verse afectados por su propio fenotipo”, explica el investigador.

“Otro argumento es reflejar los valores genéticos en la primera inseminación de la novilla virgen. Por ejemplo, a esa edad, el ganadero puede combinar la selección genética con decisiones sobre el semen sexado y de carne, como se sugiere en otros estudios ”, dice Bengtsson.

Resultados principales

El estudio utilizó los fenotipos y las correlaciones entre GEBV y PA para cuantificar sus diferencias.

Las correlaciones con los fenotipos ajustados fueron 38-136% más altas para GEBV que para PA en Red Dairy Cattle, 42-194% más altas para GEBV en Holstein y 11-78% más altas para GEBV en Jersey.

Los rasgos con baja heredabilidad, como la fertilidad, mastitis clínica, facilidad de parto, salud de las pezuñas y salud general, obtuvieron más precisión a partir de la inclusión de información genómica que los rasgos altamente heredables como la producción.

 “Es positivo poder demostrar que los valores genéticos no solo funcionan en teoría sino también en la práctica en granjas reales”, dice.

 

Componentes importantes

 La genotipificación de vacas y vaquillas vírgenes en DFS (Dinamarca, Finlandia y Suecia) comenzó a gran escala en 2012. En los primeros años de la selección genómica, se probaron principalmente toros, pero la genotipificación de vaquillas vírgenes se ha vuelto más interesante a medida que el costo de la las pruebas disminuyen.

Los resultados de las pruebas genómicas se pueden utilizar para:

  1. Encontrar las mejores hembras para la reproducción y el reemplazo.
  2. Identificar hembras para transferencia de embriones o fertilización in vitro.
  3. Corregir la asignación de los padres
  4. Controlar los rasgos monogénicos
  5. Evitar la consanguinidad.
Esto es un paso importante para mostrar a los productores que los valores genéticos estimados benefician sus decisiones para la selección de su rebaño.

Christian Bengtsson,
estudiante de doctorado en SLU y especialista de VikingGenetics

Información confiable

Tres razas en los países DFS tienen esquemas de reproducción genómica: RDC, Holstein y Jersey.

En 2018, cerca 12% de las hembras se sometieron a pruebas genómicas, en comparación con 2% en 2012. Hasta la fecha, se han genotipado más de 250,000 hembras y se ha registrado información fenotípica de más de 100,000 animales.

Aproximadamente el 85% de las granjas en DFS están inscritas en los esquemas nacionales de registro de leche. Esto permite la validación de GEBV con datos fenotípicos a gran escala.

“Estos números representan suficiente información para sacar conclusiones relevantes”, dice Bengtsson.

 

MATERIALES Y MÉTODOS:

  • Se recopilaron datos de fenotipo de los registro de leche de Dinamarca, Finlandia y Suecia para RDC, Holstein y Jersey.
  • El número total de hembras genotipadas en el período de estudio fue 20,274 RDC; 23,910 Holstein y 9,312 Jersey.

 

Cuadro 1. Cambio relativo en porcentaje entre fenotipos y valores genéticos promedio de los padres (PA) respectivos y valores genómicos mejorados para RDC, Holstein y Jersey.

 

Rasgo

RDC

Cambio relativo

Holstein

Cambio relavito

Jersey

Cambio relativo

Leche

+63%

+49%

+59%

Grasa

+46%

+46%

+60%

Proteína

+52%

+44%

+63%

CCS

+63%

+65%

+67%

Mastitis clínica

+62%

+38%

+13%

IFL

+68%

+64%

+78%

Ubres

+42%

+61%

+71%

Patas y pezuñas

+73%

+56%

+32%

Partos fáciles

+77%

+88%

+37%

Salud de la pezuña

+74%

+91%

n/a

Salud general

+194%

+94%

n/a

Sobrevivencia 1-2

+71%

+136%

+11%