Skip to main content

Los buenos tiempos nunca fueron tan buenos

Warren Gallagher tiene su granja en Clunes, en el interior de Byron, en el norte de Nueva Gales del Sur, desde hace más de 30 años y nunca ha visto algo tan bueno. Desde las mejoras en la producción y la salud de su rebaño desde que se pasó a la genética de VikingRed hasta las condiciones climáticas favorables y el buen precio de la leche, la vida de la granja es difícil de superar en este momento.

«Es sin duda el mejor año que he tenido en mis 31 años en la granja», dice Warren. La granja familiar se remonta a 1917 y, aunque la región fue en su día un baluarte lechero, Warren está ahora a más de 10 kilómetros de la granja lechera más cercana.

Sin embargo, Warren dice que la industria lechera tiene un gran futuro en la región gracias a las precipitaciones y la buena tierra, además del buen precio del procesador Norco. «La producción lechera siempre ha sido buena aquí, pero cada uno se busca su suerte», cuenta Warren, y una parte significativa de su suerte proviene de haberse cambiado a VikingGenetics hace unos cinco años. Ahora obtiene una fertilidad más eficaz, mejor salud, mejor producción y un rebaño mejor.

«Gracias al éxito de nuestro programa de selección genética con VikingGenetics, hoy en día no dependemos del sacrificio de vacas para ganar dinero: la leche nos da dinero. Todo el mundo aquí debería estar ordeñando vacas, ahora mismo está dando mucho dinero».

Con unas 200 vacas en 115 hectáreas y junto con una propiedad vecina arrendada, el rebaño era Illawarra hasta mediados de la década de 1990, cuando Warren comenzó a introducir Red Holstein, buscando la diversificación genética y más leche.

«Usábamos toros Illawarra de sementales Holstein; eso funcionó bien y logramos unos siete años de sementales Red Holstein», dice Warren.

Los cambios llevaron al gran salto en los rasgos de producción que Warren buscaba al alcanzar su objetivo de una lactancia media de 8000 litros. Aunque la producción de la leche se disparó, los problemas de salud hicieron acto de presencia.

Lecciones de una historia con final feliz con Viking

Hasta el 30% del rebaño estaba teniendo problemas con los partos, algo que no había sido un problema con las Illawarra, pero las visitas a la granja vecina de Terry Blasche, en Casino, mostraron a Warren el camino al éxito de la producción y la salud.

«Terry estaba empezando a conseguir buena uniformidad y longevidad en sus vacas al usar principalmente sementales VikingRed—afirma Warren—.

Vi la buena evolución de un rebaño que crecía con el tipo de vaca que yo buscaba».

Para abordar los problemas de fertilidad y mastitis, Warren comenzó a usar VikingRed y otras genéticas, y sus primeros Aussie Red nacieron en mayo de 2015. «Me di cuenta de que VikingRed era lo mejor para mi granja—cuenta Warren—. «He obtenido excelentes resultados en comparación con cualquier otra genética que haya utilizado nunca; han superado mis expectativas con facilidad».

Warren atribuye el éxito del cambio a la selección adecuada de toros. «Los toros que seleccionamos en ese momento ya tenían 5000-6000 hijas, lo que permitía saber que iban a dar un beneficio razonable. Me gustan los toros probados; si la gente vuelve a por una segunda o tercera ronda, es algo que merece la pena seguro».

VR Cigar es su toro número uno, seguido por VR Foske, y juntos sentaron las bases para un rebaño exitoso y rentable. Ahora tiene 200 vacas y 33 vaquillas que van a parir en mayo: 50 vacas del rebaño son de Foske y 35 de Cigar. «Son una característica importante y han mejorado el rebaño por completo», indica Warren.

La producción alcanza nuevos picos

Warren ahora está disfrutando de su mejor temporada. «Estamos aumentando seis litros por vaca para una media de 8700. El total de la granja es de 1.6 millones de litros, ligeramente por debajo del récord de 1.7, pero con 40 vacas menos». Mientras la producción por vaca ha aumentado junto con los componentes, el recuento de células ha disminuido y la salud del rebaño ha mejorado considerablemente.

«He tratado a dos vacas con mastitis en los últimos 12 meses, eso es mucho menos de lo que era hace cinco años», afirma Warren.

La fiabilidad de los partos del rebaño y la longevidad de las vacas le han permitido a Warren reducir su programa de selección genética de vaquillas. «Le doy a un número determinado de vacas a VikingGenetics con el objetivo de criar 40 vaquillas al año, que es algo más de la mitad de lo que solía criar», cuenta. «Eso se debe gracias a su fiabilidad; sé que van a permanecer en el rebaño y su longevidad es una gran ventaja. Poder reducir casi a la mitad el número de vaquillas criadas nos ha dado más espacio para ordeñar».

La reducción de los reemplazos le ha permitido a Warren utilizar el semen suficiente para los reemplazos de rebaños y terminar con semen de carne para lograr un mayor valor para los terneros que se venden para la producción de carne. En los primeros picos de producción, los problemas de salud habían impedido el éxito total.

«Hace unos cinco años tenía cuatro vacas que daban más de 50 litros en pocos meses, pero acabé perdiendo todas en seis meses», afirma Warren. «Fueron sacrificadas porque se debilitaron y no podían hacer frente a la producción. Esta vez hemos tenido a 30 vacas dando más de 50 litros en cinco meses, entre ellas una que da más de 60, y todavía las tengo todas. Eso debe ser cosa de la genética».

El éxito no se limita solo a mejorar la producción y la salud, las vacas también tienen mejor apariencia. «En los últimos tres años ha ido todo muy bien, una vez que tuve suficientes VikingGenetics en el rebaño para lograr el beneficio. Es agradable verlas aquí en la granja en vez de en el camión.

Warren está especialmente impresionado por las ubres. «Para mí, las ubres son primordiales: si no tienes una buena ubre, no vas a tener nada al final del día.

«Basándome en lo que había visto en la granja de Terry, no era un resultado inesperado: pude ver cómo eso cambiaba aquí y se quedaba. A todo el mundo le gusta mirar una buena ubre cuando le están poniendo las copas». Warren no tiene ninguna duda en recomendar VikingRed. «Los principales toros seleccionados para la base del rebaño han sido todos formidables, y dejé algunos pocos a un lado para ver cómo van—indica—.

Este año empecé a hacer segundos cruzamientos, ese será otro momento importante para confirmar que estoy en el camino correcto». Sus principales razones para recomendar VikingRed son la fiabilidad, los rasgos de salud superiores y una mejor producción.

«Estoy muy contento. Si uno logra fiabilidad en sus toros y sabe que se van a quedar en el rebaño, eso es igual a más ordeño que es de donde se saca el dinero. «Esa es la filosofía de VikingGenetics y eso es lo que ofrecen».

 

DATOS DE LA GRANJA:

Tamaño de la granja: 115ha más 60ha arrendados

Rebaño: 220

Promedio de leche: 8961 kg

Grasa: 3.65%, 317 kg

Proteína: 3.26%, 283 kg

 

«He obtenido excelentes resultados en comparación con cualquier otra genética que haya utilizado nunca; han superado mis expectativas con facilidad».

 

Por Rick Byrne

Más información sobre VikingRed