Skip to main content

Gran rentabilidad

«Los partos de esta primavera están a punto de empezar y los resultados han sido fenomenales. Incluso las tasas de preñez de las vacas marginales son bastante buenas, alrededor del 70 por ciento en tres semanas. Es una cifra increíble».

Leigh «Skeeta» Verhay tiene un pequeño problema en su granja lechera en Koondrook, al norte de Victoria, pero lo cierto es que no se queja.

Skeeta tiene el objetivo de criar cerca de 80 vaquillas al año con dos uniones, pero este año es probable que obtenga esa cifra con una sola unión.

No es muy fan del mercado de exportación, así que Skeeta tiene que decidir qué hacer con esos números tan altos. Esto es un buen problema y los extras, conseguidos gracias a su exitosa relación con VikingGenetics, han permitido que Skeeta mejore la calidad de su rebaño.

«Solo necesito 80 vaquillas al año para sustituir a los animales sacrificados», dice Skeeta. «Al criar tantos, quería centrarme en mis mejores vacas y lograr la mejor genética.

Eso me permite poner presión en el rebaño; es una buena oportunidad para hacer un sacrificio selectivo y conseguir la vaca que quiero, tanto en lo físico como en salud».

Los extras han permitido a Skeeta aumentar su rebaño hasta 350-380 esta primavera.

Buenos resultados con el semen sexado X-Vik

«No me gusta el mercado de exportación. Solo soy un productor lechero normal que está ahí por la leche, así que solo voy a ordeñarlas, pero quiero ser sensato y asegurarme de que sea rentable», dice. También puede vender en el mercado local.

Skeeta dice que el uso de VikingGenetics ha sido la clave de su éxito durante muchos años y la cosa sigue mejorando.

La temporada pasada utilizó semen sexado X-Vik por primera vez y está muy contento con los resultados.

Con el semen sexado X-Vik, Skeeta ha logrado un 56% de embarazos en un programa de vaquillas sincronizadas, y un 40% en 81 vacas con una edad promedio de 50 meses a partir de los 40 días posteriores al parto en condiciones normales.

 

Mejoras en la producción

Sus mejoras en el rebaño y la producción en los últimos cuatro años han sido asombrosas.

«Hace cuatro años obteníamos un promedio de 6795 litros con 286 vacas, el año pasado logramos 8069 litros con 325 vacas», cuenta Skeeta.

Durante ese tiempo, la tasa de población aumentó de 1.9 a 2.1 vacas por hectárea, mientras que el tamaño promedio de las vacas se redujo de más de 600 a 564 kilos.

El año pasado la proteína pasó de 3.37 a 3.54 y el componente de grasa de 4.29 a 4.33.

Lo más impresionante es que los sólidos lácteos en peso vivo por vaca pasaron del 81% hace cuatro años al 109% el año pasado.

«Es una cifra estupenda», añade Skeeta.

Los costes de su rebaño ascienden a $55,000 con 320 animales, muy por debajo del promedio en el norte de Victoria que se sitúa en $85,000.

Si se combina esto con una temporada favorable, Skeeta dice que ahora es el momento perfecto para ser productor lechero. «Si todos los años fueran así, todo el mundo lo estaría haciendo», dice.

Skeeta añadió propiedades adyacentes para construir la actual granja de 170 hectáreas respaldada por un bloque de apoyo arrendado de 90 hectáreas, con el fin de aumentar su rebaño de 100 con el que comenzó en 2005.

Mezcla de Holstein, Red y Jersey

Antes de comprar su granja Skeeta trabajó principalmente con Holstein, pero quería más variedad en su empresa y ahora tiene una mezcla de Holstein, Red y Jersey.

«Me encantan las vacas, pero no creo que haya una vaca perfecta, así que disfruto de lo que me aportan las tres razas.

Las Jersey son vacas pequeñas y eficientes con mayor contenido de grasa y muy buena eficiencia alimentaria.

Hay mucha información sobre la genética Holstein y ofrecen mucha producción. Las Red proporcionan fertilidad, salud y buenas patas y pezuñas».

Skeeta dice que VikingGenetics le proporciona lo que quiere y lo que su sistema de producción necesita.

«No queremos una vaca grande y por eso nos decantamos por el ganado Viking», cuenta. «Un animal grande no siempre significa eficiencia; la eficiencia es lo que hace que sea rentable».

Aspira a tener un 40% de Holstein y Red y un 20% de Jersey. «Puedo criarlas con bastante rapidez porque el semen sexado es una herramienta excelente para lograr buenas cifras con las vacas».

Usa Easy Dairy para evaluar el coste de criar vaquillas y para asegurar que sea rentable cuando se utilizan las vacas de mayor fertilidad.

En el negocio de Skeeta, las vacas comienzan a tener problemas de fertilidad y en la calidad de la leche cuando alcanzan los ocho años. Skeeta cuenta: «Las criamos en prados, por lo que andan bastante. Le hacemos seis lactancias a una vaca después de dos años de crecimiento. Saber esto me permite identificar mi tasa de rotación».

 

Prioridad: salud y fertilidad

Junto con los asesores de selección genética de VikingGenetics, Skeeta trabaja estrechamente con el veterinario Lachlan Fehring para monitorear la fertilidad y asegurar que todos los datos de la granja sean recopilados y usados eficazmente.

«Nunca pensé que llevaríamos este negocio hasta donde estamos ahora», dijo. Lachlan dijo que Skeeta hacía dos partos al año en momentos específicos para mejorar sus resultados.

«Con estos programas, está tratando de conseguir que las vacas paran cuando recibe alimentos baratos para obtener los mayores márgenes por su leche», afirma. «Él quiere criar suficientes reemplazos para mantener un rebaño joven con presión en la selección y así conservar vacas de calidad en su negocio.

«Las cifras con semen sexado son muy buenas y también reflejan las habilidades de gestión de Skeeta. Los precios del ganado están increíblemente altos en este momento, por lo que cualquier persona con excedentes de ganado tiene un mercado masivo para ganar más dinero».

Las uniones suponen tres semanas de IA y tres semanas de toros en junio y octubre, adaptadas para satisfacer las necesidades de su empresa de procesamiento Lactalis. Se usan tres toros de cada raza en cada unión: dos probados y uno genómico. «Me gusta la fiabilidad y la capacidad de buscar hijas que alguien haya ordeñado», dijo Skeeta.

Su cambio a X-Vik se basa en el éxito de un uso exclusivo a largo plazo de VikingGenetics.

«Los partos de esta primavera están a punto de empezar y los resultados han sido fenomenales. Incluso las tasas de preñez de las vacas marginales son bastante buenas, alrededor del 70 por ciento en tres semanas. Es una cifra increíble».

Skeeta quiere una vaca que pueda mantener su condición corporal, esté firme sobre sus patas y pezuñas y compita bien para alimentarse.

 

Salud y fertilidad como prioridad

«En nuestro sistema, necesito vacas sanas y fértiles, y eso es justo lo que Viking nos da». 

Las vacas sanas significan menos facturas de veterinario. «No usamos muchos medicamentos», cuenta Skeeta. «Únicamente utilizamos hormonas en nuestro programa de vaquillas, no hemos usado PG en 18 meses y no usamos un programa de semen en las vacas».

«Gastamos en torno a $85-$90 en gastos de veterinario por vaca, antes gastábamos más de $100 y creo que también lo he reducido este año. Mis tasas de mortalidad han bajado, por lo que estamos mejorando constantemente nuestros resultados.

No somos campeones mundiales de producción, pero conseguimos la producción suficiente para pagar las facturas y empleamos buenas prácticas agrícolas para ello». Skeeta dice que estaría encantado de hablar de las ventajas de VikingGenetics a cualquier ganadero.

«Si la gente está en sintonía con sus vacas y quiere mejorar sus resultados y adoptar un enfoque holístico para su selección genética, debería contactar con VikingGenetics. Aporta rentabilidad a cualquier granja. Es lo mejor que puedes pedir».

Datos de la granja:
Nombre de granja: Marleigh Park
Granja propiedad de: Leigh «Skeeta» Verhay
Lugar: País, región/área: Norte de Victoria, Australia
Sistema de producción: pastoreo
Número de vacas: 350-380
Raza: Holstein, Red, Jersey
Rendimiento:

  • Leche: 8069 litros por vaca con las tres razas.
  • 564 kg/ms al año
  • % de grasa: 4.33
  • % de proteína: 3.54
Lea más sobre el semen sexado