Skip to main content

Un vistazo al semen sexado congelado

Jon McAlister solía estar en contra del semen congelado, pero cambió de opinión. 

Jon McAlister es un ganadero del noreste de Victoria que, hasta ahora, solía estar en contra del semen congelado. Pero cambió de opinión tras utilizar por primera vez el año pasado semen congelado X-Vik en sus vacas, y ahora busca extender su uso a todas las hembras de su rebaño.

 

 

Los resultados que Jon McAlister está obteniendo con el uso del semen sexado X-Vik son tan buenos que ahora lo está utilizando no solo en sus vaquillas sino también en sus vacas.

 

Para este ganadero australiano, la selección genética no consiste en conseguir una vaca bonita que pueda ganar premios; sino que se trata de la producción, la fertilidad y la salud, y añade que VikingGenetics cumple todos estos aspectos.

 

Jon tiene una granja en Bruarong, entre Yackandandah y Myrtleford, en el noreste de Victoria, con su esposa, Kate y sus hijos: Jack, de 5 años; y Tom, de 4. Se trata de una granja con tierras áridas en una zona muy lluviosa.

 

Aunque a veces le gustaría poner zonas de riego, normalmente el clima es muy bueno para la producción de leche y la última temporada fue la mejor que tuvo en siete años de producción lechera.

De la carne a la leche

Jon lleva más de veinte años en la granja, pero solo lleva siete en la producción lechera.

«Optamos por la aparcería durante dos años, lo disfrutamos muchísimo y nos encantó la industria.

 

La aparcería no funcionó, pero después de tener un accidente grave, me motivé para pasar de la carne a la leche», comenta.

 

Ordeñan entre 180 y 200 vacas, sobre todo de raza Jersey, con algunas razas cruzadas que se van eliminando del rebaño.

 

 

Prioridad en la producción y la salud

 

A Jon solo le interesa el contenido de grasa y proteína. «No soy el típico ganadero lechero que está loco por sus vacas y quiere criar una vaca bonita; no me importaría que tuviesen dos cabezas con tal de que pudieran comer el doble», bromea.

 

«Para mí, lo más importante es la producción (tienen que pagar y ganar dinero), la fertilidad, las buenas patas y la buena salud.

 

Nuestra granja solo tiene unas 182 ha (450 acres) y su mayor recorrido sería entre 1 y 1.5 kilómetros. Sin embargo, el terreno es irregular y, como tenemos abundantes precipitaciones —con más de 1100 mm al año de media— y muchos manantiales naturales, es una granja con unas condiciones óptimas».

 

Las vacas Jersey más pequeñas se adaptan al terreno. «Para nosotros, estas vacas son bastante robustas y lo que nos atrae de VikingGenetics es la especial atención en los rasgos de salud», señaló Jon.

 

Impresionantes terneros

Los terneros que nacieron de la inseminación con el semen sexado X-Vik del año pasado están a la altura de las expectativas de Jon.

 

«Lo impresionante son los terneros. Usamos dos toros que eran comparables en el BPI australiano, entre ellos el toro Viking VJ Gislev que es un toro probado y con cifras muy buenas.

 

Cuando observas a los terneros en el prado, todos los de Viking son más grandes, más fuertes y de aspecto robusto, justo lo que queremos. Se nota bastante. Por lo general, los terneros Jersey son una línea de animales bastante uniforme, pero eran diferentes al verlos en el prado».

 

Jon ya se había interesado por VikingGenetics años atrás y tiene cuatro vacas dando leche en el rebaño. «Están rindiendo bien y están en lo más alto en cuanto a su posición en el rebaño. Están todavía en las primeras etapas, pero estamos muy contentos con ellas».

 

Fueron suficientes para superar el prejuicio que tenía Jon con el semen sexado congelado, ya que buscaba añadir más variedad a su rebaño y evitar la posible consanguinidad.

 

«Antes utilizábamos semen fresco, pero teníamos problemas para conseguir una cruza. En los últimos años hemos utilizado la mejor genética disponible y ahora estamos en el punto en el que nuestras vacas están estrechamente relacionadas con todos los toros disponibles».

 

El éxito de los cruzamientos

«Buscábamos una cruza y VikingGenetics la proporciona, además de ofrecerte beneficios para la salud.

 

Así que el año pasado utilizamos X-Vik en nuestras vacas y tuvimos muy buenos resultados. Nos hizo darnos cuenta de que no teníamos por qué tener miedo de usar semen congelado en nuestras vacas».

 

Consiguieron una tasa de concepción del 52 % en las vacas, aunque podría haber sido mucho mejor. «No elegimos como hacen muchos.

 

El 50 % de las vacas con semen sexado es un muy buen resultado, así que estamos muy contentos, y este año también estamos utilizando semen sexado congelado X-Vik en nuestras vaquillas», comenta Jon.

 

X-Vik: una buena inversión

 

Jon señala que el semen sexado es una buena inversión para los seleccionadores genéticos de Jersey. «Los terneros Jersey no tienen mucho valor y estamos tratando de tener ventaja en esta industria.

 

Mezclamos lo que queremos para los reemplazos de vaquillas y todo lo demás lo mezclamos con Angus. Puedes vender esos terneros, pero no los de la raza Jersey».

 

Jon afirma que las buenas condiciones de la temporada, el alto precio y las buenas cifras de producción hicieron que su última temporada fuera la mejor de la historia.

 

«No me fijo en los litros, nos pagan por kilos de sólidos y tenemos buenas cifras de grasa y proteína, aunque nos gustaría que la proteína aumentara un poco más. Puede que una vaca no dé mucho en litros de leche, pero me fijo en cuántos kilos de sólidos está haciendo.

 

El año pasado fue nuestro mejor año hasta la fecha: 560 kg/Ms por vaca».

 

Jon comentó que había desconfiado del semen congelado porque las cifras anteriores indicaban que no tenía demasiado éxito en las vacas. «Pero el año pasado obtuvimos excelentes resultados con el semen sexado congelado X-Vik, así que seguimos confiando en él».

Datos de la granja:

Granja propiedad de Jon McAlister

Ubicación: Bruarong, noreste de Victoria

Sistema de producción: pastoril

Número de vacas: 180-200

Raza: en su mayoría Jersey

Rendimiento:

Leche: 25 litros diarios por vaca

% de grasa: 5-5.2 %

% de proteína: 3.8-4 %

Conozca más sobre el semen sexado