Skip to main content

Peter es la décima generación en Nørupgaard

Peter Schelde quiere tener un trabajo con versatilidad, responsabilidad y flexibilidad. Esta es una de las razones por las que quiere ser un productor lechero independiente.

Peter Schelde quiere ser un productor lechero independiente, pero ahora mismo el futuro es un poco incierto: ¿Qué le espera a la agricultura danesa? Por suerte, Peter Schelde es un hombre con objetivos.

«Mi objetivo es convertirme en productor lechero independiente;—y añade—creo que es un trabajo muy interesante y un lugar de trabajo apasionante».

«Hay que centrarse en los aspectos fisiológicos de los animales y la producción, en el cultivo de los campos y los empleados. Es una encrucijada en la que quiero actuar. Y el plan está claro», dice.

Peter Schelde, de 32 años, es la décima generación de Nørupgaard, no muy lejos de Kolding. Tener suficiente flexibilidad en su trabajo para poder gestionar su tiempo es importante, subraya Schelde, que tiene dos hijos, de cuatro y seis años respectivamente.

«Un detalle muy importante de ser productor lechero independiente es que encaja bastante bien con la vida familiar y mis hijos. Hay muchas tareas que puedo hacer cuando los niños están dormidos», cuenta.

«Nuestra granja también tiene más empleados que antes. Esto significa que no dependemos tanto de si estoy o no en la distribución de tareas. Hay varios días en los que sobre todo tengo que resolver tareas específicas y de las que no me puedo escapar», añade.

Centrarse en la producción

Una de las cosas que no le lleva demasiado tiempo a Peter Schelde son los detalles del trabajo de selección genética. Sin embargo, sí mantiene una estrecha colaboración con el asesor sobre la estrategia de selección genética.

«Solo utilizamos semen de toro vendido a través de VikingGenetics y, mientras se cumplan nuestros objetivos en relación con nuestra producción de leche, estoy satisfecho. Mi prioridad es la producción. Hemos tomado algunas decisiones para volver a probar vaquillas seleccionadas de manera continua y hemos tenido la suerte de recibir contratos de lavaje para algunos de los mejores animales», dice el joven ganadero, que también afirma que se les hará un lavaje a tres vaquillas en los próximos meses.

«Seleccionamos genéticamente al 100% con NTM (Mérito Total Nórdico) y solo en las mejores vacas. El resto están inseminadas con otro semen, principalmente Y-Vik Blue Cattle», dice.

Los desafíos de una transición «verde»

Dinamarca es uno de los países europeos que más se ha comprometido en acoger una producción agrícola más amigable con el medioambiente. Esto plantea muchos desafíos para los productores daneses.

«Hay algunas cosas que son un poco difíciles de explicar. La transición «verde» está teniendo un gran impacto en nuestro sector, pero ¿hay tecnologías que nos puedan ayudar? ¿Hemos de tener en cuenta una disminución de la producción? Hay muchas preguntas que me rondan la cabeza todo el tiempo».

«Como todos los demás, queremos crear una buena base para nuestra empresa», explica y subraya que hay oportunidades en la transición «verde».

Peter Schelde añade que esto se debe a que las empresas agrícolas como Nørupgaard forman parte de la solución y pueden cambiar la situación en relación, por ejemplo, con el biogás y la energía renovable.

Oportunidades

Los desafíos también suponen oportunidades, y Schelde lo sabe. «Seguirá habiendo un mercado lechero, seguramente con más competencia. Sin embargo, la leche contiene grandes cantidades de proteína, el cual también es un mercado al que hay que aspirar. Por lo tanto, contamos con mucho apoyo, y la leche es básicamente una buena materia prima», afirma.

«Y en la agricultura siempre hemos encontrado una forma de salir de los retos. Y así seguirá siendo. Hace veinte años, nos enfrentamos a retos diferentes a los que nos enfrentamos hoy en día, pero todo salió bien. Por lo general siempre encontramos soluciones. Creo que seguiremos haciendo lo mismo en el futuro», resume.

 

Por Jacob Svendsen, VikingDanmark

Más información de NTM