Skip to main content

La longevidad genera éxito a largo plazo

Markus Lang nunca quiso que su rebaño fuera algo pasajero o de un solo éxito, y ahora disfruta de los beneficios a largo plazo de sus 2,000 vacas VikingHolstein en el Valle de Goulburn, en Victoria, Australia.

La mejora de la longevidad ha cambiado el enfoque de su granja Tatura, en el valle de Goulburn, en Victoria, permitiéndole reducir el número de sustituciones y crear un rebaño lechero más rentable y una fuente de ingresos adicional.
Desde que se pasó a VikingGenetics hace más de una década, las consecuencias de la selección genética de varias generaciones de vacas con fuertes rasgos de salud a partir de un conjunto de datos fiables y sólidos se reflejan en un rebaño sano y robusto.

Incluso con 2,000 vacas, en su mayoría de raza Holstein, en la granja Tatura no necesitan gestionar un rebaño de vacas enfermas y el número de reemplazos sigue disminuyendo cada año, lo que facilita las necesidades de personal y reduce los costes.

«Si lo pensamos bien, va a ocurrir un cambio definitivo», dice Markus. «La mejora de la longevidad ha cambiado por completo nuestro enfoque para mejor».

Un próspero negocio lechero familiar

Lang Dairies se fundó cuando los padres de Markus, Werner y Josie, llegaron a Australia desde Suiza en 1982 y se asentaron en Tatura con 50 hectáreas y 90 vacas.

Markus y su hermano Phil se hicieron cargo de la gestión del negocio en 2015, mientras que Werner y Josie continúan como ganaderos activos.

Ahora trabajan como una sola empresa distribuida en tres granjas y 1,500 hectáreas, comparten recursos y maquinaria y, además, tienen cinco trabajadores a tiempo completo y tres a tiempo parcial.

El éxito de la selección genética le ha permitido a Markus y Phil cambiar y mejorar su modelo de negocio, protegiéndolo de variables como los gastos de alimentación y la disponibilidad de la mano de obra.

«Debido a la calidad del ganado que estamos criando, necesitamos menos reemplazos, hemos bajado a alrededor del 17% de la tasa de reemplazo», dice.

«Los animales que criamos sobreviven más tiempo en el rebaño porque tienen mejor rendimiento, por lo que no tenemos motivos para sustituirlos. Una mayor longevidad significa que podemos permitirnos que una pequeña parte de nuestro rebaño sea joven».

«Desde que utilizamos VikingGenetics hemos notado una gran diferencia en nuestro negocio con las mejoras que se han producido», afirma Markus.

Mejoras en todos los ámbitos posibles

La mejora de la fertilidad, la longevidad y la salud ha tenido un impacto positivo en su negocio y en sus beneficios.

«Como ya no necesitamos tantos reemplazos, la mayor proporción de nuestro rebaño son vacas lecheras. Esto mejora la eficiencia alimentaria total de la empresa y, en tiempos difíciles en los que la alimentación es cara, una mayor parte de los piensos que cultivamos y compramos se destina a la producción de leche en lugar de a la cría de ganado joven. Cada vez somos más autosuficientes con las cantidades de forraje que necesitamos».

Carne en las granjas lecheras: ya es una realidad

El éxito de la selección genética también ha dado paso a una nueva fuente de ingresos, ya que Lang Dairies ha añadido la carne a esta combinación.

«En lugar de ir a por el mercado de las vaquillas de exportación, nos hemos inclinado más hacia la carne y así tener diferentes opciones, según el mercado», dijo Markus.

El cambio ha protegido a la empresa de las repercusiones de la COVID en la mano de obra y en los mercados internacionales.

«Sabemos que el mercado nacional de la carne de vacuno está en pleno auge y eso significa que no tenemos que preocuparnos por el mercado internacional, pero también es conveniente desde el punto de vista de la mano de obra», dijo Markus.

«Varios mochileros volvieron a casa, así que estábamos escasos de personal, lo que ha sido un problema para toda la industria. Pudimos centrarnos en nuestro trabajo principal, que era el de ordeñar y alimentar a las vacas, al mismo tiempo que reducíamos lo que era menos importante para el negocio».

«Todos nuestros terneros se fueron a la semana, pero ahora que volvemos a tener un equipo completo tenemos la opción de hacer más con esos animales de carne».

Markus dijo que la carne seguía siendo una actividad secundaria y que no iba a perjudicar al negocio lechero, «pero es otra opción más que tenemos gracias a la fertilidad, la longevidad y la salud del rebaño».

Markus sigue disfrutando de las vacas creadas por VikingGenetics.

«Estamos criando una vaca de tamaño moderado que es robusta y dura más, lo que se ajusta mejor a lo que intentamos conseguir», afirma.

«Para nosotros, un objetivo de la selección genética es tener un rebaño y un sistema fáciles de manejar, lo que eliminaría el estrés de llevar el negocio».

Datos de la granja

    • Tamaño: 1,500 ha
    • Rebaño: 2,000 vacas Holstein
    • Producción media de litros por vaca: 6,800
    • Grasa: 4.41%
    • Proteína: 3.47%
    • Kg/MS: 536
Lea más sobre VikingHolstein aquí