Skip to main content

Regalos...científicamente hablando

Durante los últimos 15 años, desde que se trasladaron a Australia desde Estados Unidos, el sistema VikingGoldenCross ha resultado ser un gran éxito para Robert y Barbara Eder. Este sistema emula los beneficios de un sistema similar de su Wisconsin natal.

Dicen que no hay nada gratis en esta vida, pero el ganadero de Bodalla NSW, Robert Eder, cree que ha encontrado una mejor alternativa: el sistema VikingGoldenCross con cruces de tres razas.

«Sé que los rebaños con cruces no han sido aprobados de forma generalizada, pero cuando hablas con los científicos del sector lechero, dicen que es como el único regalo que obtienes como ganadero... y es verdad», dijo Robert.

«La mayoría de los científicos del sector lechero están a favor de los cruces. No cuesta mucho más y los beneficios están demostrados», añadió.

El viaje de Robert: un sueño hecho realidad

Robert y Barbara visitaron Australia en 2005, sobre todo para ver cómo las granjas utilizaban las Aussie Red en sus sistemas.

«No pensábamos comprar una granja, pero viajamos desde Melbourne y pasamos por Eden y Tilba, y pensamos "Dios, esto es el paraíso lechero: pastos verdes con vistas al mar"».

Vieron una granja que les gustó un jueves por la noche, ordeñaron con los propietarios el viernes, la recorrieron el domingo, hicieron una oferta el lunes, firmaron el contrato el miércoles y volaron a casa al día siguiente para tramitar la financiación y el visado.

«La producción lechera en el norte de Wisconsin era muy dura durante el invierno», dijo Robert. «Bárbara ya estaba harta y nuestros hijos estaban en la universidad, así que estábamos listos para un cambio».

«Esto cumplía todos los requisitos. Nos gusta Australia y podíamos trasladarnos a un clima precioso; fue algo que solo ocurre una vez cada un millón de años».

Mientras que la mayoría de las granjas de Wisconsin se basan en establos, los Eder se pasaron a un sistema de pastoreo después de viajar a Nueva Zelanda en 1992.

«Quedamos prendados del concepto», dice Robert. «En aquel momento ordeñábamos tres veces al día y los neozelandeses dijeron que nos estábamos matando. Las granjas de pastoreo eran entonces algo inconcebible en Wisconsin.

«Nos pasamos a la granja de pastoreo y seguimos el modelo pastoril de Nueva Zelanda, aunque solo podíamos hacer pastoreo rotativo durante un máximo de seis meses al año».

«Esta experiencia facilitó el cambio a Australia. Ya estábamos familiarizados con el sistema y el tamaño del rebaño era similar.

En Wisconsin ordeñábamos unas 150 vacas en unas 120 ha (300 acres), y aquí la granja venía con 130 vacas, más 60 animales jóvenes y dos toros. Fue un avance profesional muy transversal en cuanto al estilo de explotación», dijo.

Experiencia con el cruzamiento de razas

En América estaban experimentando con los cruces de razas, entre ellas la VikingRed, Brown Swiss, Holstein y Montbéliarde. Se convirtió en algo oficial cuando llegaron a Australia. Su nuevo rebaño australiano era Holstein, con 60 vacas procedentes del mismo toro.

Al principio cruzaron la VikingRed con la Holstein y luego añadieron un tercer cruce de Jersey sobre ese cruce.

«Empezamos a hacer la triple cruza y tardamos unos años en conseguir las primeras Jersey, pero la triple cruza enseguida fue, con diferencia, la vaca más rentable y todavía lo sigue siendo», afirma Robert Eder.

«Obtenemos buenos resultados con las tres razas, pero la triple cruza, las Jersey, es la mejor».

El rebaño es muy estable, con 30 vacas de 10 años o más y solo un 15% de reemplazo anual. «No me gusta vender vacas», dice Robert Eder.

«Cuando consigues los cruces, tienes menos razones para venderlas».

Altos componentes lácteos

La granja está muy poblada —ordeñamos 220 vacas en menos de 73 ha (180 acres)— y no hay un gran impulso para la producción. «Obtenemos unos 7000 litros, pero son componentes bastante altos, unos 550 kgMs, y no sacrificamos por producción».

Cada año se crían con inseminación artificial entre 30 y 40 terneros, según la proporción entre toros y vaquillas. Se trata de un sistema de partos divididos, la mayoría en primavera, y el rebaño de partos de otoño ha disminuido de los 60 a los 23 este año.

«Hemos alargado los partos de primavera para tener más vacas», dice Robert Eder. «Nuestras vacas que paren en primavera lo hacen mejor gracias al ray-grass».

Robert Eder se quedó inmediatamente impresionado con los cruces. «Son mucho más robustas que la mayoría de las Holstein, de patas más cortas y cuerpo más profundo. Las Jersey son un poco más cortas pero con un cuerpo muy profundo y producen tantos litros como las rojas o las frisonas».

Un rebaño sano y productivo con una excelente fertilidad

Por lo general, Robert selecciona dos toros para cada raza, centrándose en un buen perfil de salud. «Somos un rebaño basado principalmente en el forraje, por lo que busco profundidad de cuerpo y fuerza. No me gusta usar toros que están por debajo de la media; los tendría en cuenta siempre que tengan otras características como fuerza, profundidad de cuerpo,

recuento de células, salud de las ubres y puntuación de las ubres. Si vas a tener una vaca durante mucho tiempo, va a necesitar unas buenas ubres».

Solo los mejores toros del NTM

Con VikingGenetics, Robert comienza con la selección de los mejores toros del NTM y siempre escoge A2A2. Ha utilizado VikingGenetics para las tres razas y casi siempre utiliza VikingRed. Le gustan los resultados productivos y la uniformidad de reproducción.

«Le suministramos a Saputo, que tienen un gráfico que superpone este año al anterior. A veces no se aprecian cambios de un año a otro».

Ahora que el sistema de cruces está bien establecido, Robert ve las ventajas de las tres razas al mismo tiempo que limita los problemas.

«El rebaño es más fértil y hay una gama de tamaños, pero se unen en todo el rebaño para ser una vaca de tamaño moderado. Son cuerpos más profundos, patas más cortas y ubres moderadas. No hay una vaca con mala ubre en nuestro rebaño».

Robert Eder no busca la genética de su país natal, sino que prefiere la de su tierra adoptiva. «Me alejo de la genética americana porque todas son a prueba de aislamiento. Sé que una buena vaca es buena tanto si está en un establo como en el prado, pero no me siento tan cómodo», afirma.

Y añade: «Suelo utilizar vacas frisonas australianas, Jersey y VikingRed por el mantenimiento de registros

y la atención a los detalles».

Pasión por la ganadería

A sus 68 años, Robert no tiene previsto jubilarse. «Mi tío vivió hasta casi los 90 años y nunca dejó de trabajar en la granja. No tenemos nada mejor que hacer. Solemos volver a Estados Unidos cada junio, que es nuestra época más tranquila, pero este año no».

El empleado Sean Brogan lleva seis años con los Eder. «No podríamos salir adelante sin él», dice Robert Eder. «Es la ayuda que recibes de todos lo que hace que sea posible y agradable el funcionamiento de la granja».

 

 

Texto de RICK BAYNE, periodista autónomo, Australia

Leér más aquí