Skip to main content

Formando un rebaño sólido con el NTM en Suecia

Björn Hjalmarsson es la quinta generación en la granja que dirige desde hace 12 años. La granja, con vacas VikingHolstein en su mayoría, pertenece a la familia desde el siglo XIX, y tiene un rendimiento del 10,350 kg ECM. Björn realiza pruebas genómicas en todas sus hembras y utiliza solo semen sexado clasificado: X-Vik y Y-Vik.

 

Se hizo cargo de la granja en el 2008 y con el cambio puso en marcha robots de ordeño. El cambio de generación se completó hace dos años y su padre, Ingvar, todavía sigue trabajando en la granja.

Las 140 vacas que hay en la granja tienen un rendimiento de 10,350 kg ECM (Leche Corregida por Energía) con un 80% de VikingHolstein y un 20% de VikingRed. «También tenemos un par de vacas Jersey y nuestro objetivo es conseguir cinco», dice Björn.

La granja Bockerud Norstugan es una instalación convencional de producción de leche y ha repartido las entregas a la granja lechera local Wermlandsmejeri, que cuenta con 10 proveedores y representa una gran parte del mercado de leche del consumo en Värmland, en el centro oeste de Suecia.

La granja tiene 110 ha de campo y 160 ha de bosque. En total trabajan en unas 300 ha, de las cuales 180 están destinadas a prados y pastos y el resto a cereales. Además, unas 10-20 ha de habas cubren gran parte de las necesidades de alimentación proteica.

Usando herramientas de selección genética con éxito

Bockerud Norstugan ha estado utilizando las herramientas de gestión de VikingGenetics para mejorar el progreso genético de su rebaño. Llevan más de cinco años haciendo pruebas genómicas en todas las vaquillas y hace poco que utilizan las pinzas TST (Tissue Sampling Tag).

Björn explica que empezaron a utilizar una gran cantidad de semen sexado X-Vik hace seis años, y ahora el mejor 25-30% del rebaño recibe X-Vik. «Empezamos con X-Vik para mejorar el rebaño y asegurarnos de que solo las mejores hembras daban terneras», comenta.

Antes el rebaño era disperso y habían utilizado con frecuencia a su único toro, pero con la estrategia del semen sexado han comprobado un rápido progreso genético y que el rebaño se ha equilibrado. «Merece más la pena elegir de qué hembra se va a obtener la descendencia que tratar de encontrar al toro perfecto», afirma Björn.

El NTM muestra el camino a seguir

Aquí, en Bockerud, la selección de vacas que recibirán X-Vik y aquellas que serán inseminadas con el semen de carne se lleva a cabo en su mayor parte según los índices, donde el NTM (Mérito total Nórdico) muestra el camino a seguir.

«La mayoría de los animales de reemplazo nacen de vaquillas o vacas jóvenes. A veces, si hay una vaca longeva buena de la que quieres tener vaquillas, puedes hacer una excepción, por supuesto», explica.

Björn destaca la fiabilidad de los valores genómicos de la selección genética. Señala que esos índices reflejan toda la información valiosa sobre los toros y esa es una de las razones por las que hacen la prueba genómica, además de que solo confían en obtener buenos resultados.

«Vas un paso por delante sin perder tanto tiempo. Puedes comprobar que lo que dice la teoría coincide con la práctica. Las vaquillas que paren son iguales y producen a un nivel bastante alto», señala. «Está claro que se necesita tiempo para ver los resultados, pero ahora los animales que han nacido de la intensiva inseminación de X-Vik llegarán pronto a la tercera lactancia», añade Björn.


El rebaño goza de buena salud y bienestar animal, sin descartes forzados. La granja Bockerud cuenta con la ayuda de un asesor en selección genética de Växa que les ayuda con el plan de selección genética que se hace cada dos meses.

Su objetivo es reducir la tasa de reemplazo. Hasta ahora, introducían de cuatro a cinco vaquillas al mes y ahora han bajado a tres, pero aspiran a seguir bajando y llegar de forma periódica a una o dos vaquillas.

Alto nivel genético

La granja de Björn ha demostrado la flexibilidad de sus vacas y su alto nivel genético al ofrecerles Växa dos veces un contrato de lavaje en el último año y medio.

Hasta hace poco rechazaban la oferta porque no era una familia de vacas que quisieran reproducir. Sin embargo, en los pastos hay un grupo de cinco preciosas vaquillas que son el resultado de un lavaje con éxito de la hija de VH Romello 414.

Aprovecharon la oportunidad para hacerle un lavaje a la 414 con X-Vik al mismo tiempo que hacían el contrato de lavaje. Las vaquillas que se seleccionaron no dieron ningún embrión, pero sí lo hizo la 414 y se congelaron los ocho embriones.

Las cinco vaquillas tienen ahora seis meses, cuatro de ellas son hijas de VH Burzaco y una de VH Saade. Todas ellas se han probado con índices entre +19 y +26 NTM.

Semen de carne en el ganado lechero

El rebaño solo utilizaba semen sexado clasificado X-Vik y Y-Vik. La experiencia ha hecho que en la granja de Bockerud hayan aprendido valiosas lecciones y hayan comprobado que los resultados de la combinación entre razas de carne son evidentes.

«Utilizamos un 70-75% de raza de carne y la ventaja es que solo proporciona terneros, ya que prefiero tener una calidad equilibrada», comenta Björn. «Luego utilizo Angus porque es importante tener terneros activos y ligeros», añade.

Tienen buena experiencia con la raza Angus y su uniformidad. «Si te dedicas a criar razas de carne, puedes pensar en una raza más pesada, pero ahora, dado que la prioridad son los partos fáciles, es del negocio de la leche de lo que debes vivir», destaca.


Datos de la granja Bockerud Norstugan:

Situada en las afueras de Säffle, en Värmland

Propietario: Björn Hjalmarsson

Número de vacas: 140 vacas: 80% VikingHolstein y 20% VikingRed.

Producción de leche: 10,350 kg ECM

Grasa: 4.1%

Proteína: 3.6%

Intervalo entre partos: 11.8 meses

 

Texto de Sara Wiklert Petersson, gerente regional de Selección genética - Oeste Växa, Suecia.

Lea más acerca de VikingHolstein