Skip to main content

«Más del 10% de grasa y proteína es el patrón de referencia que cualquier productor estaría encantado de lograr»

El granjero escocés Colin Murdoch decidió cambiar su estrategia de selección genética para mejorar su producción de componentes. Esto le llevó a vender su antiguo rebaño y, en noviembre del año pasado, lo sustituyó por un lote de vacas VikingJersey importadas de Dinamarca.

 

El granjero escocés Colin Murdoch y su familia cambiaron su rebaño a la raza Jersey, y no porque estuvieran cansados de la raza Holstein en sí, sino porque estaban cansados del precio de la leche.

La venta fue por medio de un contrato convencional. El Sr. Murdoch describe «la montaña rusa de los precios» como el factor clave del cambio, y le había indicado a su comprador que él y sus padres, Jim y Sheena, y su esposa, Kathryn, estaban muy interesados en hacer el cambio.

 

«No hay lugar para el vínculo emocional»

Cuando el productor que suministraba a la granja familiar de Graham se retiró del grupo Jersey, la familia Murdoch ya había hecho presupuestos detallados de tres años y estaban encantados de que se les ofreciera la oportunidad de ocupar su lugar y poder vender su leche a la granja. «Lo pensamos durante dos minutos... y luego dijimos "sí"», dice.

Esta decisión implicó vender el rebaño que su padre, su abuelo y su bisabuelo habían desarrollado en la granja Buntonhill, cerca de Kilmarnock, durante más de 100 años.

 «No había lugar para el vínculo emocional, somos un negocio y tenemos que ser rentables».

También se enfrentó a la necesidad de ampliar el tamaño de los cubículos ya que la estatura de las Holstein no paraba de aumentar, y dijo que prefería invertir en ganado Jersey que construir un nuevo establo.

Un viaje con muy buenos resultados

No fue hasta el verano pasado que Colin se interesó en cambiar por primera vez razas con la granja Graham, y se apresuró a poner en marcha una estrategia para llevar el nuevo ganado a la granja.

 «Nos fijamos en Dinamarca, donde el estado de la salud nacional está a años luz del nuestro». Al contactar con un importador de ganado con sede en el Reino Unido y un representante de VikingGenetics, el resultado fue la selección de 150 vaquillas en un viaje de tres días de unos 1,300 km (800 millas) y 15 granjas.

«¡Fue así de fácil!» dice el Sr. Murdoch. «La calidad era tan alta que seleccionamos una vaquilla de cada granja, y eso tuvo mucho que ver con la falta de brecha para el parto que necesitaba».

El ganado se seleccionó tanto por su índice genético como por su conformación, utilizando como criterios clave de selección el Mérito Total Nórdico (NTM) y los componentes lácteos.

 

NTM como objetivo de selección genética

«También se espera que el ganado en Dinamarca tenga una buena genética en lo que respecta a la salud, ya que este ha sido un objetivo de selección genética durante muchas décadas», dice Chris Stone de VikingGenetics.

«Se ha prestado especial atención a la salud de las ubres y pezuñas, ya que los mejores toros reducen la dermatitis digital e interdigital y las úlceras plantares en alrededor del 50%, en comparación con la media. Una incidencia muy baja de mastitis en los tres países de VikingGenetics (Dinamarca, Suecia y Finlandia) es un reflejo tanto de la selección genética como de la gestión», añade.

Estos rasgos y muchos más (todos ellos de relevancia económica) se unen en el NTM para dar un índice de selección que impulsa la salud y la fertilidad, así como también los rasgos de producción. Esto se refleja en el rendimiento del ganado de VikingGenetics que no solo es el más sano, sino que también tiene la mayor producción dentro de la Unión Europea.

Más del 10% de grasa y proteína es el patrón de referencia que cualquier productor estaría encantado de lograr

Colin Murdoch,
VikingJersey granjero

Adaptarse a los cambios

A la hora de preparar la granja para la llegada de las vaquillas VikingJersey, el Sr. Murdoch vendió su rebaño blanco y negro e hizo adaptaciones en los cubículos y la sala de ordeño: colocó vigas para estrechar la sala 23 cm a cada lado.

Una vez que se redujeron el tamaño de los cubículos, la capacidad del establo aumentó a 200 plazas, por encima de las 160 que tenían antes para las Holstein.

La llegada del primer lote de vaquillas tuvo lugar a finales de octubre y estaba prevista que dieran a luz para el 18 de noviembre de 2019. «Nos habían advertido de todo tipo de problemas al entrenar un rebaño entero de vaquillas Jersey, pero en realidad fue muy fácil», dice el Sr. Murdoch.

«Parieron sin dificultades, se asentaron muy bien y sus temperamentos son fantásticos».

Hoy en día, el número de vaquillas en el rebaño ha aumentado a 210, y de las 200 que ya han parido (muchas de ellas con semen sexado) 140 son vaquillas.

VikingGenetics ha probado genómicamenteestas hijas para ayudar en el proceso de elección de los reemplazos. «También hemos presupuestado vender nuestros excedentes como vaquillas, ya que creemos que es más rentable que vender terneras Jersey cruzadas para carne», dice.

La producción en lo que será un hato de partos durante todo el año (sobre todo en el otoño) está a 21.2 litros por día (170 días en leche) con un 6.2% de grasa y un 4.4% de proteína, y se espera que alcance un promedio de 6,000 litros en la primera lactancia de las vaquillas que dura 305 días.

Muy buena genética

Quien también está muy satisfecho con esta decisión es el nutricionista Sean Kennedy de Nutrición Avanzada, que había animado a los Murdoch a hacer el cambio. «Más del 10% de grasa y proteína es el patrón de referencia que cualquier productor estaría encantado de lograr», dice.

«Me gustaría decir que todo se debe a la nutrición, pero por supuesto también a la gestión, la salud y la genética. No intervine en la selección, pero estoy seguro de que VikingGenetics le ofreció a Colin mucha genética y de muy buena calidad». La leche se destina a la gama prémium de la granja Graham, que incluye la leche de gama Gold Top y Gold Smooth, así como también la nata y la mantequilla. Esto le da a la familia Murdoch una cifra significativa sobre el precio que se les pagó por su leche Holstein.

El proceso del cambio a Jersey le ha devuelto el entusiasmo tanto a la familia como al ganadero Neil Sands, que mantiene el estatus de pedigrí y registra nuevas existencias bajo el prefijo de Glencairn. El programa de apareamiento de VikingGenetics VikMate se utiliza para seleccionar sementales, prestando especial atención a las patas, las pezuñas, las ubres, los componentes de la leche y el NTM.

«Hemos utilizado semen sexado en todo y, hasta la fecha, hemos obtenido 160 de las 200 preñadas confirmadas», dice el Sr. Murdoch. «Nos parece más fácil trabajar con ellas y parecen ser muy fértiles».

 

Notable mejora en la salud de las pezuñas

De acuerdo con las expectativas, la salud de las pezuñas ha mejorado mucho. En la última visita del recortador de pezuñas, este pudo revisar y recortar a todo el rebaño en un día. El resultado fue una pezuña vendada y bloques puestos en dos. «Es un magnífico resultado», dice el Sr. Murdoch. «Antes, habríamos tenido muchos más bloques y vendajes».

Se han llevado a cabo algunos ajustes en la gestión, pero se dice que es muy parecida a la de las Holstein. Al igual que las Holstein, el rebaño no tiene que pastar durante siete meses al año para así obtener un alto rendimiento del forraje por cada litro de leche.

El Sr. Kennedy explica que ha preparado la ración total mezclada para permitir el crecimiento de las vaquillas, así como también el mantenimiento y la producción.

«Todavía están al 10-15% por debajo de su peso corporal adulto, así que incluimos esto a la ración». La ingesta de materia seca de la Ración Total Mezclada (TMR) ahora es de 15.4 kg/vaca/día, en comparación con los 22 kg de las Holstein.

Los ingredientes de ahora son 16 kg de ensilaje de primer corte, 2.5 kg de cebada aplastada, 10 kg de hierba fresca y 2 kg de una mezcla de proteínas del 20% (pesos frescos). Un alimento concentrado con un alto contenido de almidón en la sala de ordeño hasta 5 kg/día aumenta la ración total a una energía metabolizable (EM) de 12.5 MJ/kg de DM, mientras que la proteína es del 19%.

Increíble resultado para una leche de esta calidad

La rentabilidad será el verdadero juez a la hora de saber el éxito, y los primeros indicadores son que esto es más que conseguir los objetivos. Después de pasar un poco más de seis meses calculando los gastos para el nuevo rebaño, hasta ahora se ha hecho más hincapié en los ingresos y los gastos diarios.

«A día de hoy, hemos analizado los gastos de alimentación y estos se sitúan en £1.72 por vaca y día (solo los alimentos concentrados, incluido el aplastado), lo que equivale a 9.2 cént./litro», dice el Sr. Murdoch. «El ingreso de la leche está en este momento en £6.46/vaca/día, por lo que el margen sobre todos los alimentos comprados es de £4.74/vaca/día».

«Alrededor del 25% de la leche viene del forraje, lo que es un fantástico resultado para la leche de esta calidad que viene de las vaquillas que están en crecimiento», añade el Sr. Kennedy. Al observar también la leche corregida por energía (ajustada al 3.5% de grasa y 3.2% de proteína), que ayuda a comparar con las Holstein, esto da como resultado unos 28-31 litros por día en los últimos cuatro meses.

«Al fin y al cabo esto es un negocio, y en este sentido la VikingJersey cumple todos los requisitos», dice el Sr. Murdoch. «Además, Neil y yo nos hemos vuelto a ilusionar con el trabajo y no nos arrepentimos de nada, ¡estamos encantados!».

 

Datos de la granja Buntonhill

  • Antes ordeñaban 175 vacas Holstein
  • Cambiaron a Jersey en octubre de 2019
  • Compraron todas las vaquillas de Dinamarca
  • País de origen elegido por su buen estado de salud
  • La producción ahora supera el 10% de grasa y proteína
  • Se estima que la producción de la primera lactancia sea de más de 6,000 litros
  • Selección genética en ambos sexos y se amplió a 240 vacas

 

 

Texto de Ann Hardy, periodista autónoma del Reino Unido