Skip to main content

«Me encanta la selección genética en Escandinavia»

Claudio Mariani, gerente de ventas y socio del proyecto Genesi, además de distribuidor de VikingGenetics en Italia, ha sido testigo del desarrollo de la genética nórdica en su país.

Claudio Mariani nació y se crio en el norte de Italia, en Monza, una ciudad al noreste de Milán. Monza es también conocida por el «Autodromo Nazionale», una pista de Fórmula Uno, donde el abuelo de Claudio solía llevarle cuando él era un niño.

Mariani vive en Monza con su esposa Christina y su hija de 17 años, Carlota. Explica que el 70% de las vacas lecheras están en el norte de Italia, pero en Monza, la prioridad es la industria, y por lo tanto su pasión por la ganadería no fue una opción.

De joven, Claudio Mariani ya tenía claro que quería trabajar al aire libre. «Quería ver el cambio de estaciones, estar fuera. No me gustaba la idea de despertarme por la mañana e ir de un lugar cerrado a otro», recuerda.

Encontró la mejor solución en una carrera que le garantizaba un trabajo lleno de naturaleza y aire fresco. «Decidí estudiar zootecnia y mi pasión desarrolló en la genética; así que disfruté mucho estudiando la genética y la aplicación estadística a la genética».

Después de acabar la carrera de Zootecnia en la Universidad de Milán, se quedó allí un par de años como investigador y como profesor auxiliar. Después decidió especializarse en genética en la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, y a la vez trabajó con la Canadian Dairy Network, la oficina encargada de la evaluación genética.

Colaboración con los ganaderos

Cuando regresó a Italia, Mariani comenzó a vender semen empezando desde cero: «Yendo de puerta en puerta, donde consigues todo tipo de respuestas—dice—. En el área donde empecé, la empresa no era conocida y yo tampoco era conocido; fue una experiencia fantástica», dice riéndose.

Esta experiencia ayudó a Claudio a entender a los ganaderos y a ponerse en la situación de un productor lechero. «Durante años he estado lidiando con la selección y la genética de las vacas lecheras. He aprendido mucho de todos los criadores que he conocido por todo el mundo y todavía tengo mucho que aprender de ellos», comenta.

En sus años como representante de ventas, conoció al Dr. Claudio Corrado Caroli, fundador del proyecto Genesi. Durante esa época, tuvo su primer contacto con la genética nórdica a través de Svensk Avel, que se convirtió en VikingGenetics cuando se fusionó con Dinamarca en 2008 y con Finlandia en 2010.

«En 2005, subí a bordo y empecé a trabajar al 100% en el proyecto Genesi. Por aquel entonces ni siquiera existía VikingGenetics, así que éramos distribuidores de la empresa de inseminación artificial sueca, Svensk Avel. Importábamos principalmente la vaca roja sueca y algunos toros Holstein».

Explica que se tardó hasta que el proyecto Genesi pudo contactar con Dansire, la empresa de inseminación artificial danesa y, por lo tanto, ser sus distribuidores de Holstein. El mercado de Holstein en Italia, en ese momento, estaba completamente dominado por la genética americana.

Hoy en día, el proyecto Genesi distribuye en Italia VikingHolstein, VikingRed y VikingJersey, además de ProCROSS.

Un testigo de los beneficios de ProCROSS

Claudio Mariani ha sido un testigo directo de las mejoras que un ganadero puede conseguir gracias al sistema de triple cruza, ProCROSS. Ha participado en numerosas conferencias sobre ProCROSS y ha estado en California, Estados Unidos, donde el sistema ProCROSS comenzó hace más de 10 años.

«Yo diría que no hay nada más revolucionario que transformar a la vaca». Y añade: «Todos los parámetros cambian cuando hablamos de ProCROSS: la producción, la forma en que la vaca da leche, la fertilidad, y eso supone una gran diferencia».

VikingJersey es una de sus otras pasiones. «Creo que la raza Jersey tiene un futuro brillante porque son animales más pequeños, comen menos y tienen un menor impacto de carbono. Necesitamos más componentes y la Jersey es mucho más eficiente a la hora de convertir el forraje en sólidos», comenta.

Bravo por la selección genética escandinava

«Me encanta la selección genética en Escandinavia. Me encanta el énfasis que le han puesto en los rasgos de la salud mucho antes que nadie», comenta.

Claudio lleva anunciando durante mucho tiempo que, en algún momento, otras empresas de inseminación artificial también afirmarían ofrecer ventajas en los rasgos de la salud pese a que su prioridad no ha sido esa en todo este tiempo.

«No era así antes. Recuerdo cuando anunciaba por primera vez la VikingHolstein, muchas personas se reían diciendo que esos rasgos no eran más que tonterías o que no eran tan importantes como la leche, las proteínas o la conformación», recuerda Mariani.

Los países nórdicos llevan más de 40 años registrando la salud y el rendimiento de las razas VikingHolstein, VikingRed y VikingJersey.

«Para mí es importante saber que mi trabajo tendrá un impacto positivo en el mundo que dejaremos a las generaciones futuras: no podemos seguir haciendo las mismas cosas que antes y esperar que todo vaya bien. Tenemos que hacer algo y mi contribución es promover VikingGenetics—añade—.

«Para mí, es importante decir que todavía somos diferentes a los demás», comenta Claudio Mariani que, además de viajar, en su tiempo libre disfruta leyendo y dice que «no puede salir de una librería sin comprarse al menos un libro».